Fco J. Flores Riquelme.

Un proceso terapéutico es el esfuerzo para escucharse y encontrar un espacio para sentirse vitalizado y no meramente funcional.

A veces lo que no decimos se nos acumula en el cuerpo: en insomnio, dudas, cansancio o desánimo. Lo que no decimos o no nos decimos, no muere. Pugna por ser escuchado por nosotros mismos. En el proceso terapéutico, surgen verdades que poseemos, y que cambian el saber sobre sí mismo, haciéndonos menos creaturas o víctimas y más creadores y protagonistas.

.

Con estudios de Magister en Teoría y Clínica psicoanalítica y Postítulo en Clínica Psicoanalítica de Adultos. Universidad Diego Portales. Diplomatura de Filosofía y Psicoanálisis. Universidad UCES-Argentina. 

Director ONG Mente Sana, dedicada al estudio y prevención de la salud mental pública. Amplia experiencia de trabajo clínico en el ámbito de la salud pública y consulta privada.